Todo parece imposible hasta que se hace

Hoy, hace dos meses exactos, miraba por primera vez con mis propios ojos la famosa “Brandenburger Tor”. Esa que tantas veces había visto en fotos de otras personas. Esa que jamás pensé que yo iba a poder conocer.
Hace unos días, mientras buscaba unas cosas entre mis papeles, vi una tarjetita que decía “todo parece imposible hasta que se hace”, y entonces pensé en lo imposible que era para mi hacer un viaje como este.
Hasta que lo hice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *