Sesión en casa: Luca y Lelé

No es fácil ser hermana mayor: tenés que cuidar a tu hermano, aprender nuevas piruetas para que te sigan dando bola, restaurar las viejas Barbies de tu mamá y preparar la decoración de tu propio festejo de cumple. Quizás para ustedes suene sencillo, pero es realmente agotador!

Menos mal que había unas papitas y un rico asado para compensar 😉

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *