Nacimiento de Eliseo Surya

Jueves 11 de Agosto de 2016
08:00 hs
Recibo llamada de Celina, entró en trabajo de parto. Me dice que vaya tranquila que recién arranca…yo salgo corriendo como si el parto se estuviese desencadenando ahi mismo.
10:00 hs
Llego a la casa de los chicos con una bolsita llena de frutos secos y la cabeza llena de imágenes. Dejo mis zapatos en la entrada y en silencio acomodo mis cosas. La casa está iluminada solo por velas, huele a incienso y suena un mantra de fondo. Celina está en la bañera, relajando las contracciones con agua caliente.
11:30 hs
Celi camina por la casa y vocaliza cada contracción. Su voz se transforma en musica, su cuerpo se prepara para dar a luz.
13:00 hs
Sin noticias. Celi va de la cama al living, del living a la bañera, de la bañera a la pelota. Las contracciones se aceleran pero Eliseo está cómodo y calentito dentro suyo. Mariano nos cocina un guiso y almorzamos.
15:00 hs
Todos estamos impacientes. Mariano, que al principio estaba un poco más perdido, va tomando protagonismo y comprende que su rol en el parto es esencial. De a poco las parteras y yo nos hacemos a un lado y los dejamos solos a los tres. Celina nos pide que no nos preocupemos, nos aclara que está perfecta. Cada minuto que pasa su cuerpo y su mente son mas conscientes de lo que está por suceder.
18:30
El sueño toma protagonismo y opaca a la ansiedad. Siento ganas de irme a mi casa y a la vez de quedarme. Ya se hizo de noche y la luz de las velas es hermosa pero insuficiente. Hace 8 horas que esperamos y acompañamos. Sin novedades.
18:36
El quejido de las contracciones cambia. Todas se levantan y corren al baño. Ella intenta salir de la bañera para continuar el proceso en su habitación pero le cuesta ponerse de pie.
18:37
Ya no hay tiempo de ir a ningún lado. La partera pide una linterna y toallas mientras sostiene una cabecita que se asoma.
18:41
La posición no ayuda, Celi sale de la bañera, y se arrodilla sobre las toallas. Mariano la sostiene, tiene cara de pánico pero la alienta con amor y paciencia. Yo intento hacer foco mientras la única luz disponible es la de una linterna que no para de moverse. Paso el foco a manual y rezo para embocarle aunque sea en una. Celina esta hacia el otro lado. No veo nada.
18:42
Mientras voy y vengo con el anillo de enfoque, distingo algo en el encuadre. Y ahí está él, todo azulado y enchastrado con sus 4,5 kgs. Lo sostiene la partera mientras las demás ayudan a Celina a incorporarse para recibirlo. Se lo acercan al pecho. Se huelen, se sienten piel con piel, se comunican con los latidos de sus corazones. Ella llora, sonríe, tiembla. Su compañero estalla en llanto, la besa, lo besa, le da la bienvenida. Le agradece a ella por la valentía, los abraza, los ama.
18:44
Me voy al living a llorar y a avisarle a mi compañero que ya nació, y a agradecerle por hacerme el aguante. Ya no se donde estoy. No puedo parar de temblar.
Acabo de ser parte del momento mas maravilloso que pueda vivir un ser humano. Y acabo de registrarlo con mi cámara.

Ivana

 

Mi nombre es Ivana, vivo en Buenos Aires, Argentina y soy fotógrafa de bodas y familias.
Me gusta contar historias a través de un registro espontáneo y documental para obtener los mejores recuerdos, y que cada familia retratada pueda disfrutar de ese día tan especial sin estar pendiente de las cámaras.
Gracias por interesarte en mi trabajo!

6 comments
  1. Hola Ivana, como todos tus trabajos este es fabuloso y hasta diría que un poquito más.
    Me encanta lo que haces, me motiva y hasta educa. Despierta mi visión, redirige mi camino y eso es barbaro.
    Te consulto porque no tenían luz en el momento del parto, más allá de si vos la necesitarás, porque sólo se alumbraban con una linterna. He visto partos respetados, compilado de imágenes, pero no con oscuridad prácticamente absoluta.
    De nuevo te felicito y espero pronto poder conocerte. Saludos

    1. Hola Victoria! La casa estaba iluminada con velas, intuyo que para generar un clima de calma y para no molestar a Eliseo cuando naciera. Así fue durante todo el día. Al momento de desencadenarse el parto ya era casi de noche, Celi estaba en el baño y no nos dio tiempo a nada, por eso las doulas corrieron a buscar una linterna ya que quedaban pocas velas prendidas y todo pasó en cuestión de minutos. A veces uno piensa que en ese momento puede disponer de cierto tiempo, pero realmente todo es muy rápido. Y aunque se me puso complicado el panorama, por suerte estoy acostumbrada a trabajar en condiciones de luz extremas y mi cerebro me permitió resolver el conflicto rápidamente pese a que no veía nada por las lágrimas! ♥ Gracias por tus palabras y me alegra mucho que te guste mi trabajo!

  2. Bellisimo tu trabajo documenado, hermosas y expresivas cada foto, te admiro profundamente, cariños

    1. Muchisimas gracias por tus palabras, Lorena!

  3. La pucha mija!! me mataste y solo leí el texto. Las fotos permiten que uno pueda centrar su atención en lo que estas contando, en lo que se siente, gracias por compartir tus sentimientos y no solo las fotos. Que maravilla la vida!!
    Que maravilla ser fotógrafa y poderlo registrar!

    1. Gracias por tus palabras Vane! Realmente somos privilegiadas de poder presenciar estas cosas, larga vida a nuestra profesión ♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *