Esperando a Helena

Mientras Marina y Ernesto preparaban un cargado desayuno, me dispuse a registrar los últimos días de Helena en la panza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *