Equipos para documental de familias: ¡Tips extras que pueden ayudarte!

En el artículo anterior te contaba un poco acerca de la cámara y los lentes que uso, y el porqué de la elección de cada uno.

Pero, obviamente, no es todo el equipo que uso y por eso te comparto estos tips extras que quizás te sirvan en tus sesiones y al momento de organizar tus archivos.

Como siempre digo, esta es MI visión y experiencia sobre el uso de equipos. Cada maestrito, con su librito 😊

• Flash: es una de las grandes dudas al momento de encarar una sesión documental.
Teniendo en cuenta que estamos documentando la vida real de una familia y no intervenimos…¿se puede usar flash en una sesión documental? La respuesta según mi visión es un rotundo SI. ¿Porqué? En primerísimo primer lugar, porque si me toca una familia que tiene una casa poco luminosa, se cortó la luz, o se nubló de golpe y pareciera ser de noche a las 12 del mediodía…no puedo volver a casa con pocas fotos y todas sub expuestas por no tener un flash (y menos por no saber usarlo). Esa familia me pagó por hacer mi trabajo, me esperó con ansias de tener sus fotos, quizás se tomaron el día especialmente para recibirme y, yo al menos, no me permito fallarles por el fundamentalismo del no-flash.

Y por otro lado, el uso de flash no le quita documentalismo a la sesión: fotografiar una familia dentro de este estilo implica contar sobre sus costumbres, opinar desde mi trabajo sobre quienes son, dejarles mi visión de sus vínculos…el flash no cambia la esencia de quienes viven en cada casa, es simplemente un elemento creativo para contar una historia (y un salvavidas cuando no hay luz).

Al día de hoy nunca tuve la necesidad de usarlo en mis sesiones pero siempre, siempre viene conmigo en la mochila por las dudas. Y si tengo que usarlo, lo uso sin problemas.

Tip: siempre llevá un juego extra de pilas por las dudas. Una vez me pasó en medio de una boda que abri un blister nuevo y al ponerlas en el flash estaban descargadas por completo. Me salvó otro colega, pero en sesiones familiares trabajo sola…😉

Baterías: me acostumbré, trabajando en eventos, a tener siempre de más. Mi cámara tiene un grip con una segunda batería, y en la mochila llevo una tercera, todas siempre cargadas por las dudas. Voy a usar las tres? No, ni siquiera terminaré una aunque sea una sesión de 12 horas. Pero, si por alguna razón una de ellas me falla y recorrí varios kilómetros para hacer la sesión, siempre tengo que tener back up.

Tarjetas de memoria: tengo 3 pares de 32 GB cada tarjeta. Porqué hablo de pares? Porque en el segundo slot de mi cámara siempre hago un back up en raw de lo que graba la primera. Si una tarjeta falla, la segunda siempre me salva. Y no uso tarjetas de mucha mayor capacidad por la misma razón: si algo falla, es preferible tener mas tarjetas con menos fotos en cada una y perder la menor cantidad de fotos posible.

Correas y mochila: en ambos casos creo que lo más importante es priorizar la comodidad y la discreción. Hace un tiempo me regalaron una correa de cuero para mi cámara y después de un tiempo de uso empecé a notar los cambios en mi espalda…realmente alivian muchísimo! Pero, para mi gusto, tienen una única contra: los ganchos hacen mucho ruido. ¡Son como un cascabel constante! Por eso, cuando hago sesiones, a veces se la saco y trabajo con la cámara sin nada…sino, es imposible pasar desapercibida cuando lo necesito. Y con respecto a la mochila, hace años también me regalaron una que es rígida y tiene muchos compartimientos que podés adaptar como más te guste. Es ideal porque tenés todo ahí dentro y, si sos prolij@ y guardás siempre el equipo ahí (desde la cámara y los lentes hasta el lens pen), reducís el riesgo de olvidarte cosas vitales para trabajar.

Almacenamiento: hace años vengo almacenando mis archivos en discos externos (uso los My Book de WD). Me ayudan a aliviar el espacio en mi compu para poder trabajar más cómoda, y a su vez tengo PC que tiene mucha RAM, una buena placa de video y, en vez de particionar el disco, tengo dos por separado para agilizar su funcionamiento: uno exclusivo para el S.O. y el otro para datos. Este año, después de aprender la lección, empecé también a guardar una copia de cada trabajo en la nube. Como tengo toooda mi vida en Google Drive hago back up ahí y tengo todo siempre sincronizado con el teléfono.

• Último item: Lightroom. Uso un catálogo por familia. Es la mejor manera de tener los trabajos ordenados, y de encontrar fácilmente las fotos de cada una. Si algún catálogo falla y el back up tampoco levanta (me ha pasado), perdés solo el historial de dos o tres trabajos y no de tooodo lo que hiciste en tu vida. El programa trabaja infinitamente más rápido…porque no tiene que leer tantas miniaturas ni archivos temporales. Y si tenés que mover archivos, como el catálogo está guardado en la carpeta de cada familia, no tenés que buscar de nuevo la ruta de acceso al cambiar la ubicación de las carpetas.

¡Espero que estos tips te sirvan para optimizar el uso de tus equipos y archivos!

Y si esta info te resultó útil, te invito a que me dejes algún comentario en Instagram para saber si te gustó 💚

¡Gracias como siempre por leer!

Deja un comentario